La isla de Ons: donde se escapan los sentimientos.

20160712_103908
Es indescriptible esa sensación tras asomarse a la playa de Area dos Cans.

Un fin de semana en la isla de Ons es suficiente para que se quede allí un pedacito de tu corazón.
Imaginaos lo que me ha pasado a mí, que he vivido un verano entero por allí! Siempre me sentiré un poco isleño… En fin, seguro que quien haya disfrutado de la experiencia de darse un baño en Melide o de ver un atardecer en Canibeliñas, sabe a lo que me refiero..

Cómo llegar al paraíso

20160902_111211
Marcharse de Ons siempre significa “hasta la próxima”…

Para “surcar los mares” hasta llegar a nuestro destino, hay varias compañías que tienen navieras para desplazarse hasta la isla, que se emplaza justo enfrente de la Ría de Pontevedra (Rías Baixas, Galicia). Desde Junio hasta el puente de Octubre (si el tiempo acompaña), es posible la visita turística. De no ser así, sólo se puede llegar en embarcaciones privadas o en alguna “chalana” de los isleños que allí residen (la isla está habitada durante todo el año). Los puntos de partida, en mayor o menor frecuencia según sea una fecha “hotspot” o no, son posibles desde Sanxenxo y Portonovo (suele ser el mismo barco, que realiza sendas paradas), Bueu o incluso Vigo. Todos pertenecientes a la provincia de Pontevedra. Las compañías que cubren el trayecto son www.piratasdenabia.com y www.mardeons.es.

Tras un trayecto de 30-40 minutos desde cualquier punto (excepto Vigo: 1 hora aproximadamente), estaréis desembarcando en el pequeño “peirao” o muelle de Ons.

Pero ojo, hay días que os encontraréis con el letrero de “no hay billetes”. Si viajáis el fin de semana, haced la compra por internet los días previos!

El resto del año, en la isla sólo viven algunos oriundos de la zona que van y vienen a tierra, pero 4 habitantes son perennes. Dos hermanos con sus respectivas mujeres. Octogenarios. Y lo más gracioso, ¡viven en núcleos distintos! También residen dos cuadrillas de forestales muy bien dirigidas por un responsable que, después de años en Ons, aún tiene ilusión en los ojos hablando de la isla y sus anécdotas. Y por último el farero. Recuerdo cuando Ricardo, uno de los tres responsables del faro, nos decía la paz y a la vez soledad que se respiraba en la isla dando un paseo en pleno invierno, en esos días que da tregua el viento, pero el sol no calienta los huesos. Qué envidia…

Into the papeo

20160807_213521
Al rico pulpo en caldeirada!!

La gastronomía en Galicia, según mi parecer, es la mejor de España, que a su vez se considera la mejor del mundo. Atemos cabos: vais a comer de escándalo! En Ons encontraréis oferta referente a la gastronomía típica gallega. Pero también hay ciertos platos típicos de la isla. Por ejemplo, el pulpo en caldeirada (es una forma diferente de probarlo. No es a feira/a la gallega como estamos acostumbrados, pero lleva una ajada y una base de patatas cocidas con el pulpo y está…. “espeluectacular”!!) o la empanada de zamburiñas con masa de maíz.

En la isla hay tres restaurantes: Casa Checho, Casa Acuña y O Pirata. Y además, dos chiringuitos donde se come muy bien de tapeo: Area dos Cans (menudas vistas!) y la terraza del Camping de Ons. Cualquier opción es buena. Pero si hablamos de un fin de semana de agosto, aquello parece los juegos del hambre! Y nunca mejor dicho… Es muy difícil hacerse con una mesa y hay que hacer cola desde la 1 del mediodía. Así que, paciencia, que estamos aquí para disfrutar!!

Consejos personales para deleitar el paladar:

20160831_215534
Arte y cerveza en las paredes de Casa Checho..

– La hamburguesa de zorza del chiringo “Area dos Cans”. Dos jóvenes hermanas isleñas regentan el negocio. María y Eva son dos chicas excelentes. Como personas y como profesionales. Y no os perdáis a Diego llevando la mercancía con su tractor desde el muelle hasta el chiringo… vaya control! (en Ons las autorizaciones de vehículos a motor están restringidas a “Vehiculos Xunta”. No hay carreteras, sólo carriles, y los isleños se desplazan en tractor o en vespino! Digno de ver!)

– El churrasco de “O pirata”, a la brasa. También todos sus postres, sobre todo e
l yogur de mango. Aquí encontraréis una carta más amplia que en el resto de restaurantes.

– La empanada de Zamburiñas de “Casa Checho” y los huevos fritos con patatas y chorizo. Por si no lo sabéis, en Galicia hasta las patatas y los huevos saben mejor!

Dónde dormir

20160629_111044
Vistas del barrio de Curro (restaurantes y alojamientos), del muelle de Ons y de la playa das Dornas.

Hay bastantes opciones. Los isleños alquilan sus casas por temporadas (si tenéis algún conocido). Hay casas rurales (casa Acuña y casa Checho tienen oferta, aunque los precios se disparan en Agosto).
Y el famoso camping! Inaugurado en 2016 y con todo tipo de tiendas, cabañas e incluso parcelas para llevar tienda propia. Hace años estaba permitida la acampada libre. Ahora está prohibido (no os vayáis con una receta de recuerdo!)

Un día en Ons: todos sus rincones.

20160712_204611
Mirador de Fedorentos y la isla de Onza.: Sobrecogedor… De día, al atardecer y de noche… Toda una experiencia…

Nada más llegar a la isla, os encontraréis con un centro de recepción de turistas. Es una caseta de madera pequeñita, pero allí os darán un mapa y unas consideraciones. La isla está llena de rutas de diferentes niveles y longitudes, y algunas de ellas están señalizadas. La más larga recorre toda la isla, pero tranquilos, un día es suficiente para completarla (está prohibido salir de los caminos, pero os invito a perderos por sus intrincados senderos siempre respetando flora y fauna!). Si se trata de destacar los lugares más especiales, me quedaría con…

20160704_123249
El recorrido entre Fedorentos y O Buraco está lleno de Gaviotas con sus pollos (sobre todo en Junio-Julio). Una gozada observar su vuelo!

… el Mirador de Fedorentos. Se observan las islas Cíes y la isla de Onza. También se divisa el faro. Y mirando hacia la península, puede contemplarse la Ría de Aldán, la Costa da Vela y Cabo Home. Es un lugar muy especial. Su nombre se debe a que, en ocasiones, el aire trae mal olor. Lo comprobé! Pero sólo una de tantas veces que subí a sentarme en la mesa de piedra que domina el mirador.

… el Burato do Inferno. Son muchas las historias y leyendas acerca de este enorme socavón. La isla posee varias “Furnas” (cuevas submarinas), y en el buraco, su techo se desprendió, dando lugar a un enorme agujero en el suelo. No es peligroso acercarse, pero sí asomarse, así que… cuidado!!

…ensenada de Caniveliñas. Entrante del mar en la isla donde es un placer observar y escuchar las olas batiendo en las rocas. Se pueden ver los inaccesibles percebes resistiendo al oleaje.

20160822_194943
Vistas del faro desde el camino a Fedorentos, al sur de la isla.

…el faro de Ons. Situado en la parte más alta de la isla. No se puede acceder a su recinto, pero desde su parte norte, las vistas de la isla de Sálvora y de la Ría de Arousa no tienen desperdicio.

… Punta Centolo. Es una zona reservada para la cría de Gaviotas y Cormoranes. Sólo se permite el acceso después del 31 de Julio, cuando los pollos ya son más juveniles. Es un lugar mágico y posee unas rocas en la zona más elevada donde las vistas son privilegiadas.

… centro de interpretación. Aprender las costumbres e historia de la isla permite conectar mucho más con sus gentes y ese “microambiente”.

… los núcleos de población. Curro, Cucorno y sobre todo Pereiró son mis favoritos.

Playas: vamos a darnos un chapuzOns!

20160702_193314
Playa de Canexol.

Y digo chapuzón, porque el agua está fresquita. Aunque con paciencia, hay días en los que se puede disfrutar de un buen bañito! Las aguas son cristalinas y la arena es blanca y fina. Una delicia. Hay 4 playas y una calita secreta, cuya localización no desvelaré, ya que hice una promesa.

De norte a sur:

20160714_123644
Playa de Area dos Cans

– Playa de Melide. Es la más alejada, pero es preciosa. Las vistas increíbles. Hace años era íntegramente nudista, pero hoy en día podéis encontraros tanto a gente en traje de baño o desnuda. Está más alejada que el resto, no obstante, el paseo hasta llegar a su arena blanca merece muchísimo la pena.

– Playa das Dornas. Es la más pequeña. Está justo al lado del muelle, en el núcleo de “O Curro”, que es el más transitado de la isla, ya que es donde se encuentran los restaurantes y el centro de interpretación. Se pueden observar en su orilla una gran cantidad de Dornas, embarcaciones típicas de las Rías Baixas.

20160715_185754
Playa de Melide

– Playa de Area dos Cans. Es larga pero estrecha. En pleamar, se queda en muy poquita cosa, pero es muy bonita. Quizás la más transitada. Tiene el chiringuito del mismo nombre justo encima, cruzando el camino.

– Playa de Canexol. También es bastante larga y suele estar menos transitada. Cuando la marea está baja, deja al descubierto bastantes rocas, pero es una opción muy considerable para leer o tomar el sol.

Los atardeceres

20160825_211941
Atardecer desde la Enseada de Canibeliñas.

Hay infinitos lugares para ver la puesta de sol, y todos ellos son dignos de visitar. Gracias a la orientación de la isla, la zona oeste es muy extensa y tiene rincones y miradores por doquier. Lo que no encontraréis es una playa, pues todas se emplazan en la costa este, ya que el oeste recibe el fuerte oleaje y la bravura de las acometidas del Atlántico.

Into the capricho: la autenticidad de Ons.

Por último, mis recomendaciones en base a mis vivencias.

20160629_103004
Vistas desde Canexol.

Al final, cada lugar que visitamos se convierte en las experiencias que vivimos. Aquí os dejo las que nunca se me olvidarán. No dejéis de:

  • Recorrer sendas, senderos y caminos, sobre todo aquel que atraviesa un pinar repoblado, camino del mirador de Fedorentos.
  • Conversar con Rosa. Isleña, amable y siempre dispuesta a sacarle a todo el mundo una sonrisa. Los isleños tienen un sentimiento diferente. Es difícil de explicar.
  • Nadar hasta “O Laxe do Crego” desde la playa de Area dos Cans.
    20160728_214225
    Vistas del atardecer desde el sur de la isla.

    Este “laxe” es una roca que sobresale en el agua, a unos 30 metros de la playa. En ella hay una tumba esculpida en la piedra. Es un lugar diferente y enigmático. Lleno de leyendas (una de ellas cuenta que los propios vecinos mataron a un clérigo para repartir sus pertenencias, y más tarde le dieron sepultura, arrepentidos y acobardados por la posibilidad de un castigo divino. Y en aquel laxe nadie encontraría el sepulcro. Hasta que la fuerza de las olas arrastró la losa que cubría la tumba, para descubrir así su secreto). Pero se debe visitar en marea media-alta, o no seréis el primero en tropezar con rocas afiladas camino de vuestro objetivo.

    20160826_212612
    Colores sobre el Atlántico.
  • Deleitaros con el vuelo de las gaviotas en el Buraco do inferno. Sentaos en las rocas de los cruceiros que bendicen el lugar y observar cómo enseñan a volar a sus pollos, con ese característico piar.
  • Ver salir la luna y su reflejo en el mar de Ons mientras tomamos una copita de Albariño, “o da casa”, “o de Adolfo” (“el de la casa” “el de Adolfo”), en la terraza de Casa Checho. Y si lo acompañáis con un pulpiño…
  • Comprarle una pulsera de recuerdo a Choto, artesano asiduo de Ons. Su cuero sigue en mi muñeca y su buen hacer en mi memoria.

    20160723_175533
    El buen hacer de “Choto”…
  • Tomar un mojito de fresa “made in Eva” en el Chiringo de Area dos Cans. Sentarse en una mesita o tumbarse en la hierba mientras suena de fondo la pegatina. Siempre son “temazos” en el chiringo!
  • Disfrutar de un atardecer desde la punta de la “Enseada de Fedorentos”, disfrutando de los colores que nos brinda el cielo en el horizonte, sobre todo si hay unas poquitas nubes o algo de bruma.
  • Cantar “guitarreando” con los Hippies tras una noche de Licor Café, en la terraza de Checho. Sin luz. Sin apenas ver las caras. Con el sonido del mar acompañando la melodía y
    20160819_214722
    Sombras al anochecer…

    las luces de la península de fondo. Que se lo digan a mis amigos Chule y Sara mientras cantamos a los Mojinos! (por cierto, www.otroslugares.com es el blog de Sara y es genial. Y su reportaje gráfico de Ons, de otra galaxia!).

  • Presenciar el espectáculo del mar de ardora o Ardentía. Un fenómeno provocado por bacterias luminiscentes que se encuentran en el plancton y en microalgas. Cada vez que rompen las olas, el agua brilla con luz propia. es un auténtico alucine. En noches cuando el mar está tranquilo, siempre se puede tirar un cabo al agua desde el peirao para ver como se ilumina el fondo!
  • Contar los destellos del faro de Ons. Cada faro tiene un nombre para que los barcos puedan reconocerlos: una secuencia con una serie de repeticiones entre cada iluminación.
    20160704_121934
    Vista panorámica desde Fedorentos, con la isla de Onza y el Archipiélago de Cíes de fondo.

    En este caso, son 4 repeticiones cada 12 segundos y luego un vacío de otros 12 segundos, para volver a empezar. El faro de Ons llega a reconocerse desde el Monte Pedroso de Santiago de Compostela. Recomendable subir a identificarlo. A mí me hizo mucha ilusión!

  • Pasar una noche en la isla y observar las estrellas desde cualquier punto de la isla. No hay luz artificial de ningún tipo, nada más que en el núcleo principal, y sólo hasta
    20160817_212210
    En Ons se toca el cielo con los dedos…

    determinada hora. Si hay luna nueva, es un espectáculo (en la isla la luz procede de grupos electrógenos privados. Sólo hay luz pública unas horas al día, una franja por la mañana y otra por la noche). Ojalá tengáis la suerte de ver las perseidas, el triángulo de verano o casiopea. Las luces en la noche de Ons son para los faros, los barcos pesqueros, la luna y las estrellas. Disfrutadlas!!!!

¡Comparte y vencerás!

Olaf

Olaf

Profesor de Ciencias at CPR Sta Apolonia
Aprendiendo de la vida cada día. Dedicado a la docencia y amando la naturaleza, me encanta escaparme a disfrutar de la aventura que proporcionan los viajes!
Olaf

2 Replies to “La isla de Ons: donde se escapan los sentimientos.”

  1. Simplemente UNICO Y ESPECTACULAR

  2. Jesús Javier Ortega Page dice: Responder

    Me ha encantado el artículo Ale, el relato espectacular, como si fuera un cuento. Algún día tengo que ir y ver la maravilla que cuentas y disfrutar de ese lugar maravilloso. Tu tío Chule.

Deja un comentario